Terapia de grupo

En la terapia de grupo se abordan los problemas personales e interpersonales de los miembros del grupo (normalmente, entre 5 y 10 personas), guiados por un psicólogo, persiguiendo la mejora de sus habilidades para afrontar los problemas de la vida cotidiana. Así mismo, el propio contexto grupal también ayuda a mejorar las habilidades sociales de los integrantes del grupo, por lo que este tipo de terapia es especialmente útil para las personas con dificultades interpersonales y que tienen problemas en las relaciones sociales.
Es el psicólogo el que decide los candidatos para los grupos, entendiendo que pueden beneficiarse de los mismos. Así, existen grupos homogéneos (en cuanto al rango de edades, los problemas u objetivos a tratar) y grupos más heterogéneos (donde los participantes se benefician de la experiencia de los otros miembros).
Normalmente, estas sesiones grupales suelen tener una duración de 90 minutos y una frecuencia semanal.